Saturday, 13 August 2011

LA HISTORIA DEL APELLIDO LECHTIG. escrito por Dr. Aaron Lechtig

LA HISTORIA DEL APELLIDO LECHTIG.

Lechtig es una palabra yidish que proviene de Lichtig, la cual en alemán se interpreta como: luminoso o fuente de luz (Licht = luz; ig= reservas, fuente de).

Aparentemente, los primeros miembros de la familia Lechtig fueron originarios de una tribu judía residente desde la época de los romanos en lo que hoy es Alemania. La tribu practicaba el judaísmo antiguo y hablaba yidish (que literalmente significa judío) el cual es un dialecto alemán.

La literatura en yidish comenzó con las traducciones y comentarios de textos religiosos, algunos de los cuales datan del siglo XII. El texto literario en yidish más antiguo que se conoce es un manuscrito que contiene poemas sobre temas bíblicos, una fábula y un poema épico. El manuscrito está fechado, según el calendario hebreo, en el 3 de Kislev de 5143, es decir, el 9 de noviembre de 1382.[

Era lo que se podría llamar una antiquísima población judeo-alemana que residió y transitó durante toda la Edad Media desde aproximadamente el año 1200 después de Cristo hasta la actualidad en el territorio que ahora se conoce como Alemania.

Debe recordarse que en esos tiempos los que vivían en la llamada Germania eran considerados bárbaros (los Hunos) por los romanos. Desde entonces, las comunidades judías han convivido pacíficamente y prosperado por muchas generaciones junto con las tribus alemanas.

Durante 800 años se fue incubando la famosa cultura judeo - alemana que fue un ejemplo de simbiosis entre dos pueblos, excepcionalmente productiva en artes, ciencias, medicina, letras, economía, sociología, filosofía y finanzas.

La literatura en yidish o literatura yídica es considerada la lengua de los judíos askenazíes, y está emparentada con el idioma alemán de la Edad Media del cual probablemente proviene y se deriva. Por ejemplo, el famoso escritor judío del siglo pasado Sholem Asch escribió la mayor parte de su obra en yídish. Sus escritos tratan de la experiencia de los judíos en los poblados de la Europa Oriental y de los que emigraron a Estados Unidos. En consecuencia, los Lechtig provienen de la rama Askenazí del judaísmo.

Posteriormente, alrededor del siglo XIX, la familia Lechtig emigró a Rusia debido a las frecuentes persecuciones (pogroms) y se radicó en el área fronteriza entre Rusia y Rumanía en una zona que luego se denominó Besarabia, debido a la gran cantidad de familias judías que habían emigrado allí.

El origen histórico de la palabra pogrom o pogromo en español, se remonta al año 1881, cuando el zar Alejandro II fue asesinado en la ciudad de San Petersburgo. Los judíos fueron responsabilizados del magnicidio, razón por la cual estalló una oleada de violencia antisemita en Rusia meridional, que se prolongó hasta el año 1884. A raíz del pogromo, se calcula que cerca de dos millones de judíos rusos emigraron hacia losEstados Unidos, en el periodo comprendido entre 1880 y 1920.

Ése no fue el único brote antisemita ocurrido en Rusia. Son numerosos los pogromos documentados durante la Revolución rusa de 1917 y la posteriorGuerra Civil Rusa (1918-1921).

Antes de que la palabra pogrom fuera reconocida, otros actos de violencia indiscriminada han sido documentados, siendo los pogromos de 1096, durante la Primera Cruzada, los primeros de los que se ha escrito. Otras Cruzadas también inspiraron este tipo de actividad violenta no sancionada por las autoridades o motivada por ellas mismas.

También se califica como pogrom la persecución de judíos en la Europa del siglo XIV, por habérseles acusado de provocar un brote de peste negra.

La historia del antisemitismo hace extensivo el uso de la palabra pogrom a cualquier acción de represión contra la población judía. Por ejemplo, la conocida Noche De Los Cristales Rotos de la Alemania nazi (9 al 10 de noviembre de 1938) se conoce indistintamente como laReichskristallnacht o la Pogrom Nacht.

Volviendo al tema, la familia Lechtig creció hasta convertirse en un clan, que tuvo alrededor de 300 miembros antes del año 1936. Hablaban fluidamente rumano, ruso, alemán y sobre todo, se comunicaban entre ellos en yidish. Rezaban en hebreo antiguo.

Sin embargo, a los muchachos judíos no les era permitido entrar a estudiar en la única universidad existente en esa zona. Por esta razón, el máximo nivel de educación oficial a la que podía aspirar un joven judío era el quinto año del Instituto Técnico local donde podía sacar un grado de contador práctico. Este fue el grado, equivalente en la actualidad a quinto año de Secundaria, al que pudo aspirar Menajem Mendel Lechtig Ackerman (mi papá) antes de escapar del infierno en que se convertiría toda Europa.

Los Lechtig eran conocidos por ser muy dedicados a practicar la religión judía, cuidaban el sábado y todos los días sagrados del judaísmo, formaban parte del grupo de los "cuidadores " de la sinagoga (templo) y eran ayudantes del Rabino o líder espiritual de la comunidad.

Mi abuelo Aarón llegó a ser "Jazán" (cantador oficial de los versículos de la Torá o Antiguo Testamento). Como se sabe, las oraciones judías, al igual que las de otras religiones, son en su inmensa mayoría cantadas y los fieles rezan cantando. Para el efecto, deben conocer muy bien el hebreo antiguo, lengua en la que está escrita la Torá.

Cuando la familia Lechtig acordó que Mendel era el próximo que debería salir de allí y lo más pronto posible, todos contribuyeron con lo que pudieron para que iniciara su largo viaje.

El día que salió de su casa, Mendel sabía que no volvería nunca más. No podía evitar las lágrimas cuando se despidió de su papá, mamá, abuelo, dos hermanas mayores que él, un hermano menor y decenas de primos y sobrinos (que más tarde serían mis abuelos, mis tíos y mis primos).

Hasta donde se sabe ninguno de ellos sobrevivió a la matanza (ver Informe del Shoah).

Para ese tiempo Hitler ya había declarado la terrible locura de una guerra de odio al resto del mundo y había ordenado fríamente el asesinato sistemático, eficaz, con eficiencia alemana y a bajo costo de más de 20 millones de personas, incluyendo 6 millones de judíos que caminaron dócilmente a las fábricas de la muerte.

Es decir, la totalidad de las familias judías que vivían en ese tiempo en Europa incluyendo lo mejor de la intelectualidad y de la creatividad europeas.

Casi 800 años de pacífica convivencia y mutuo beneficio en todos los aspectos entre el pueblo alemán y el pueblo judío fueron fríamente ignorados, destruidos con saña y no se rescataron más durante esa generación.

Como resultado, los poquísimos sobrevivientes de ese pueblo se convirtieron en una de las mayores y más peligrosas máquinas de guerra y muerte que en la actualidad existen.

Hasta antes del Holocausto, la nación judía era la única nación en el mundo, que no tenía ni quería tener, un territorio para convertirse en Estado. Era el único pueblo que por 2,000 años no había usado las armas sino las ideas, los valores, la convivencia pacífica y el diálogo constructivo.

El mayor vínculo responsable de su continuidad como nación durante más de 5,000 años de historia escrita no eran ni el territorio, ni las fronteras, ni el Estado judío, los cuales no existían. Era un libro: la Biblia. Por esta razón en el Corán se refieren al pueblo judío como el "Pueblo del Libro".

Las mejores contribuciones y los mayores legados del pueblo judío a la Humanidad se han dado justamente cuándo no contaba con territorio ni con un Estado ni con fronteras físicas.

Esta es la historia del apellido de la familia Lechtig.

AARÓN 23.03.10

No comments:

Post a Comment